Your browser version is outdated. We recommend that you update your browser to the latest version.

José de la Rosa


Últimas noticias: visita el Rellano, haz click en la imagen.

Emma te necesita, quedadas para el estreno del film en EspañaEmma te necesita, quedadas para el estreno del film en España

Calendario austenita de 2020

 

José de la RosaJosé de la Rosa

Hace ya casi 2 años, el escritor José de la Rosa nos contactó para agradecernos la «Historia de los Austenitas«, pues le estaba ayudando en su nuevo proyecto. Nosotras no conocíamos mucho a este escritor, pues su campo es la novela romántica, y no solemos prestarle mucha atención, pero el autor sevillano, es bien conocido y ha ganado el premio Titania (Editorial Urano) o ha sido finalista del Amazon de 2017.

Como muestra de agradecimiento, nos mandó «Bajo el Puente de los Vientos«, una epopeya en plena Revolución Francesa de una noble española, que Carmen disfrutó muchísimo y que nos hizó recapacitar sobre el género.

Su nueva obra «No soy Lizzy Bennet«, nos habla de una mujer cuyo nombre coincide con el de la popular protagonista de Jane Austen. Suponemos, y esperamos, haberle ayudado con nuestra página web y recursos, y que sea una historia que nos enganche y podamos dar nuestro cariño.

José nos ha concedido esta entrevista para que lo conozcamos más y a su nueva obra, galardonada con el Premio Vergara de 2019, que salió a la venta el 19 de abril.

– ¿Desde cuándo decidió que quería ser escritor? ¿Por qué este género?
La escritura para mí ha tenido una función terapéutica. Me es más fácil explicar algo con cuatrocientas páginas que en una conversación. Por lo tanto, ha estado siempre en mi vida, desde la infancia, donde me presentaba a los concursos de narrativa del colegio, hasta la edad adulta, ya que mi primera obra la publiqué con veinte años. Otra cosa es decidirse a vivir profesionalmente de la escritura. Eso es mucho más reciente. No más de una década.
En cuanto al género, llegué al él por casualidad en mi etapa de editor. Solo tuve que profundizar un poco para darme cuenta de que es mucho más complejo de lo que parece a simple vista. Por ponerle un ejemplo, debemos trabajar con una fórmula muy estrecha (dos entes se conocen, hay un conflicto por el que no puede materializarse el amor y termina con un final positivo) dentro de la que debemos buscar continuamente nuevos argumentos, y escribimos para un público que conoce el final de la historia antes de empezarla.

-En su infancia, ¿guarda algún recuerdo particular de su experiencia lectora?  
Recuerdo varios. Por ejemplo, la lectura de Sinuhé, el egipcio, de Mika Waltari, cuando tenía unos doce años. Me levantaba una hora antes y metía el flexo de estudio dentro de la cama para poder seguir leyendo mientras todos dormían. O cuando leí La cartuja de Parma, de Stendhal, que me la llevaba a clase y la escondía entre los libros de texto para leerla mientras
simulaba que seguía la lección. Esas experiencias de transportarme a otros mundos, de vivir otras vidas, de comprender otras culturas, yo solo las he tenido con la lectura.

-¿Qué resulta más complejo del proceso creativo?
Para mí, el planteamiento de la obra. Es cuando hay que tomar las grandes decisiones, probar el conflicto de la novela, testar los personajes, ver si funcionan las tramas. En mi caso es un diseño en el que tardo y trabajo mucho. Porque el lector, después, no puede ver nada de esto. Tiene que meterse en la obra y olvidarse de que hay un narrador. Es como si le hablara un amigo, o su propia conciencia.

-Cuando se plantea un nuevo trabajo, ¿qué desea ofrecer a sus lectores?
Soy muy consciente de que me dedico a un género de entretenimiento. Por lo tanto, mi primer objetivo es que mis lectores pasen un buen rato y se olviden de los problemas cotidianos. Pero soy un poco más ambicioso y, además, pretendo plantear un tema que haga meditar al lector.
En “No soy Lizzy Bennet” es la rendición. El dejar de vivir con objetivos, mirar alrededor, y valorar lo que tenemos o quitar de en medio lo que sobra. En Todas las estrellas son para ti es el concepto de verdad. De múltiples verdades y realidades. Así, todas y cada una de mis novelas.

Portada de No soy Lizzy BennetPortada de No soy Lizzy Bennet

-¿Quién es para usted Jane Austen?
En el mundo de la novela romántica es una de sus pioneras. Aunque ella no escribiera lo que es este género al día de hoy, sienta las bases de un subgénero (Regencia) y pone sobre papel una sensibilidad y agudeza que no tienen muchos/as autores/as.
Para mí, es una escritora con una capacidad asombrosa de captar la mente del otro.

-¿Por qué cree que Jane Austen despierta tantas pasiones?
Porque es atemporal. El entorno de sus novelas, que desde luego marcan la obra (Guerras Napoleónicas, situación social y legal de la mujer, lo rural, etc.) no es fundamental para entenderla. Cualquiera de sus protagonistas, de sus secundarios, los podemos ver hoy en día a nuestro alrededor. Ella no escribe sobre estereotipos del siglo XIX, algo muy habitual en su época. Ella describe personalidades, y por eso podemos identificarnos y hacer nuestras sus novelas.

– No soy Lizzy Bennet: ¿Por qué precisamente Lizzy Bennet y no otra heroína austeniana?
Para mí (y esto es muy personal) Lizzy Bennet representa una aspiración de cualquiera. Es el protagonista perfecto: intelectual y a la vez inocente, rural y sofisticada, humana y con capacidad de mantener las distancias, ni buena ni mala, real. Para mí (insisto) es el personaje más redondo de Austen.

-Sin desvelarnos el contenido de su libro, ¿qué cree que puede aportar su nueva obra a los lectores?
Pretendo que se entretengan, que se diviertan, que se sientan intrigados, que conozcan a Jane Austen, y que, de paso, mediten un poco sobre si necesitan más de lo que ya tiene en sus vidas.

-¿Hay que conocer a Jane Austen y a su obra para poder entender su novela? ¿Está pensada para austenitas, lectores de novela romántica o el público en general?
En una primera idea, era así. Pero eso reducía mucho la capacidad de permeabilizar de la novela. No soy un autor que se dedica a un público elitista. Me quiero dirigir a todos aquellos que se sientan atraídos por mis títulos. Así que, después de pensarlo mucho y de documentarme profundamente, llegué a la conclusión de que quien conociera a Austen
entendería las claves, y quien no… podría redescubrirla.

-¿Cómo sí o cómo no deberíamos acercarnos a ‘Yo no soy Lizzy Bennet’?
Con la intención de pasar un rato agradable y, si es posible, dejando un tiempo para meditar tras leerla.


Muchísimas gracias por tu tiempo, José. ¡Te deseamos un gran éxito para «No Soy Lizzy Bennet»!.

Entrevista originalmente publicada en abril de 2020.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?