Salon Jane Austen

El Rellano: Noticias y comunicados de El Sitio de Jane

Crítica: The Lizzie Bennet Diaries

En 2013, un equipo llamado «Pemberley Press» asaltó internet mediante la serie por YouTube «The Lizzie Bennet Diaries». Digo que asaltó porque hubo cientos de miles de seguidores que vieron estos vídeos que salian semanalmente, a la vez que consumían otros elementos de internet como twitter, facebook, etcétera. Como os comentamos en su página de El Sitio de Jane (donde pondremos esta crítica), fue tal el éxito que acarreó, que incluso ganó un premio Emmy, se editó en DVD o incluso ha sido estudiada en trabajos universitarios sobre el impacto de Austen en medios no tradicionales.

Finalmente, hemos podido ver los 100 capítulos en las últimas semanas, y aquí tenéis nuestra crítica. Hemos de empezar diciendo que el ritmo es bastante rápido (unos 5 minutos por capítulo) lo que la hace fácil de ver, pero, una de las cosas que hacen que la serie se te haga cuesta arriba o no la tragues, son las protagonistas principales y el modo de trasladar nuestros queridos personajes de Orgullo y Prejuicio a estos videoblogs. Es aquí donde, en nuestro caso, nos ha costado mucho de seguir por, principalmente, las hermanas Bennet, pues en nuestra opinión, al modernizarlas, no vemos la esencia de los personajes que tanto queremos: Ashley Clements (Lizzie), Laura Spencer (Jane Bennet) y Mary Kate Wiles (Lydia Bennet), son una versión en brocha «gorda» de las chicas Bennet (Kitty es transformada en un gato que nunca vemos, y Mary en una prima casi invisible). Lizzie es una joven un poco «pasivo-agresiva» que chilla a la cámara como ejemplo de naturalidad, y se pasa en su creencia de estar por encima de los demás, algo que se exagera con bastante más agresividad con la benjamina de Lydia (una «party girl» de manual), mientras que Jane es la versión más «pavisosa» de este carácter.

Al basarse en las interacciones de Lizzie Bennet frente a la cámara, que incluso nos hace «teatrillos» sobre conversaciones fuera de cámara con otros personajes, basados en la gracia que ella pueda inspirar al espectador, la cosa puede ser incluso bastante inaguantable, para nosotras al menos. Por lo que si Lizzie te cae bien, lo pasarás genial, pero si no…como con cualquier youtuber, la cosa se puede hacer cuesta arriba.

Tan cuesta arriba se nos hizo a nosotras, que los personajes resultaban tan cargantes que la redención de la serie la encontramos en los momentos en los que aparece Charlotte Lu (una versión más que correcta de una Charlotte Lucas actual) y Ricky Collins (un personaje gracioso, pero inaguantable por su forma de hablar, que sufre más bien el prejuicio de Lizzie más que otra cosa).

Centrándonos en la serie, los valores de producción y el esfuerzo puesto por el equipo de la misma, son correctos para un producto que se veía por Youtube en el año 2013 y se nota que tuvo el presupuesto necesario, pero vemos problemas a la hora de desarrollar la historia: Lizzie cuenta a sus espectadores un blog sobre su día a día, que le servirá en su trabajo fin de carrera, y aquí es donde empezamos a plantearnos dudas, porque, la principal es, ¿cómo impacta conocer los pensamientos de nuestra protagonista de forma pública? Lizzie confiesa los progresos de Jane con Mr Bing Lee, y lo mucho que odia a Darcy, un magnate de los medios de comunicación, en un mundo en el que los videoblogs son un mercado emergente, y el suyo comienza a tener éxito. Toda esta explotación pública de sentimientos y momentos personales, previamente editados, da inverosimilitud a la historia, pues ni siquiera las presiones matrimonioales de «mamá Bennet» son necesarias para descubrir que desean un romance con Bing Lee…Darcy o Caroline sólo necesitaban poner YouTube para descubrirlo. Y es sorprendente la cantidad de momentos «de confesión» en los que la cámara sigue encendida porque «no pasa nada».

Hay cambios que resultan bienvenidos, como Collins proponiendo a Lizzie un trabajo en la compañía de Catherine Debourgh, en vez matrimonio, pero hay otros que son bastante incomprensibles, sobre todo cuando concluyen. Me refiero por ejemplo, al escándalo que provoca Wickham, que aunque se soluciona de forma coherente, el impacto en Lydia resulta algo extraño fuera de su personaje. Porque Lydia, que también publica vídeos adicionales (os confesamos que no vimos todos estos añadidos), acaba resultando una Marianne Dashwood, plenamente apoyada por sus hermanas, y este momento de sororidad puede entenderse con el feminismo de los últimos años, pero no que Lydia desarrolle el material cerebral para ello.

Hay otros momentos que también resultan sorprendentes, y no sé si es porque los vídeos funcionaban sólo para su público objetivo (millenials, jovenes y adolescentes de 2013) o porque se situaban en EEUU, pero a mí me ha llamado la atención como mujer adulta y actual criada en una sociedad europea e hispana/mediterránea, para más señas. La obsesión matrimonial de Mrs Bennet (según interpretación de Lizzie) cuando sus hijas no tienen ni 25 años no tiene ningún sentido hoy en día, que Lizzie con 23 años parezca un «muermo» que pone en tela de juicio cualquier fiesta de Lydia, el que quede claro que Bing Lee y Jane vivirán en apartamentos separados cuando por fin está claro su amor…hay tantas y tantas cosas que me hicieron enarcar una ceja…que a veces llegué a pensar si la familia Bennet pertenecía a alguna secta religiosa extraña que desconocemos.

Acabo con la relación entre Lizzie y Darcy. Demasiado breve en pantalla como para que se establezca un vínculo emocional atractivo para el espectador. Se siente un poco forzada, no sólo por la intervención obsesiva por unirlos de Gigi, la hermana de Fitzwilliam

Rescato principalmente a Julia Cho como Charlotte Lu, Jessica Jade Andres como Caroline Lee (que resulta al menos un personaje realista) o Maxwell Glick como Ricky Collins. Otros como Bing Lee, el primo o Wickham son presonajes muy esterotipados que no aportan mucho.

Sinceramente, creo que parte del éxito que recibió se debe a que fueron de los primeros en hacer una adaptación en este medio.

Os dejamos la serie por si queréis juzgar por vosotros mismos:

Página The Lizzie Bennet Diaries en El Sitio de Jane: https://www.janeausten.org.es/inspiracion/pelis-y-series/tlbd/

PD: actualmente estoy viendo otra serie que hizo este equipo «Emma Approved», sobre Emma Woodhouse, y además de las mejoras técnicas y de explicación de los vídeos (es un documental, más que un videoblog), se ve una mejora en la historia y personajes. Ya os contaremos.

admin

Volver arriba